domingo, 7 de abril de 2013

ACEPTARSE EN ALMA .... Y CUERPO

El cuerpo manifiesta lo que hemos vivido y lo que somos. La posición corporal, las arrugas que surcan el rostro, esa cicatriz que nos hicimos siendo niños... son señales de lo que llevamos con nosotros, y es sabio aceptarlas.

MIRARME EN EL ESPEJO

Este ejercicio ayuda a aumentar la autoestima y a aprender a descifrar los mensajes del cuerpo. Delante de un espejo de cuerpo entero nos fijamos en nuestra postura habitual: ¿los hombros están encogidos o caídos? ¿las mandíbulas parecen tensas o relajadas? ¿El pecho está hundido o hacia delante? ¿los pies se apoyan uniformemente en el suelo o el peso recae sobre alguno de los lados? Se trata de observar la postura y conectar con los sentimientos que genera: tristeza, comprensión, fortaleza, amor, debilidad... Aceptamos tal y como somos, con nuestras virtudes y defectos, es el primer paso para transformar los bloqueos e inseguridades en una experiencia de crecimiento enriquecedora.

ACEPTARSE

El canon de belleza actual, en el que la juventud y la delgadez ese imponen, pueden generar complejos físicos. Observar directamente aquello de lo Que estamos menos orgullosos de nuestro cuerpo con una actitud receptiva, siendo conscientes de que too el mundo tiene sus singularidades (una nariz demasiado ancha, unas orejas muy pequeñas, un pecho algo caído) ayuda a aumentar la confianza en uno mismo.

UN DIÁLOGO CON EL ROSTRO

Vamos a fijarnos ahora en el rostro, en las canas que tal vez empiezan a poblar el cabello o las arrugas que poco a poco van apareciendo alrededor de los ojos. No son mas que testigos del tiempo, de todo lo vivido. Tras unos minutos de observación, cerramos los ojos y acariciamos el rostro con amor, lentamente, empezando por la frente y descendiendo por las cejas hasta el cuello.

UN DIBUJO SANADOR

Otro ejercicio que pone en contacto la auto-percepción corporal es intentar dibujarse a uno mismo. ¿Nos vemos tristes o sonrientes? ¿En que postura? Hay que tratar de no reprimir las emociones que surjan.

CuerpoMente

No hay comentarios:

Publicar un comentario